martes, 21 de enero de 2014

Tarta Arcoiris

El domingo fue un día especialmente lluvioso y claro, mi subconsciente me traicionó y soñé con hacer una Tarta Arcoiris, quién de niño no deseaba ver el arcoiris en un día así, pues todos, de modo que a falta de arcoiris en el cielo, arcoiris en la mesa.


Yo no soy una experta en esto y vosotros lo sabéis, lo que hago es aprender y contaros mis aventuras en la cocina. Por eso he de reconocer que por ahí podéis encontrar muchas Tartas arcoiris más bonitas, pero lo que hoy voy a comentar en esta receta no es solo como hacerla, también comentaré en que fallé, para que vosotros lo hagáis mejor. 
¿Aún queréis seguir conmigo en este camino de sorpresas y felicidad? Pues adelante, mi cocina es la tuya.


Ingredientes del bizcocho:

300 ml. de aceite de oliva
300 g. de harina
275 g. de azúcar moreno
1 pizca de sal
1 c.c. de vainilla
3 c.c. de levadura
6 huevos
5 colorantes alimentarios de los siguientes colores (azul, verde, amarillo, rojo y rosa)

Ingredientes de la crema:

500 ml. de nata de montar (imprescindible  un mínimo de 35% de materia grasa)
80 g. de queso quark
120 g. de azúcar glas

Además, necesitaremos mantequilla o margarina para untar los moldes y papel de horno para forrarlos.


Elaboración:

Tamizar el harina junto con la levadura y reservar.




Batir el azúcar junto con el aceite.


Añadir los huevos uno a uno y batir entre cada incorporación.


Incorporar la vainilla, yo en mi caso utilizo una en polvo con algo de azúcar, porque es la que consigo en el supermercado pero si conseguís vainilla en pasta será mucho mejor ¡aquí va el primer gran consejo!.


Agregar la harina poco a poco mientras seguimos batiendo.


Ahora necesitamos 5 recipientes donde repartir la mezcla, yo los he repartido en cinco tazones y he procurado poner en cada uno la misma cantidad, para ello he usado una cuchara.


Una vez dividida la mezcla llega el momento divertido, el momento de teñir la masa. Y mi segundo consejo, es preferible comprar colorantes de buena calidad, y con esto me refiero a colorantes de venta en tiendas especializadas, utilizar colorantes del supermercado fue mi segundo error, si os fijáis el de color rosa es de un tienda especializada en repostería y es de la marca Icing color de Wilton, tan solo con una gota pude teñir la masa.


Los siguientes colorantes que utilicé fueron mucho más complicados y tuve que añadir mucha más cantidad. Opino que están bien para glaseados o mezclas de menos densas.


Tercer consejo, el colorante azul es el más difícil, este que sea bueno porque de lo contrario la masa quedará verde por mucho que le pongáis.



Una vez teñida la masa preparamos los moldes, debemos engrasarlos con mantequilla y luego cubrirlos con papel de horno, de este modo no se tostarán los bordes.


Volcamos la masa teñida en los moldes, yo utilicé unos moldes de 16 cm. y tengo dos por lo que tuve que hornear dos bizcochos, luego desmoldar y volver a aplicar a los moldes el papel de horno y hornear otros dos.

Hornear a 180º durante 20 minutos, antes de sacarlos es preferible picarlo con un palito para asegurarse que la masa no está cruda. 


Al sacar el bizcocho ponerlo a enfriar sobre una rejilla, luego cuando esté frío cubrir con un film transparente y dejar en el frigorífico durante un día, de esta forma la miga se queda más compacta y lo podremos cortar mejor.




Al siguiente día preparamos la bandeja donde poner la tarta, en la mayoría de libros de recetas de este tipo de tartas recomiendan poner un cartón debajo, suele ser ese cartoncito de las pastelerías color dorado, yo al no tener en ser un domingo lluvioso, pues decidí crear el mío.
Primero con una cartulina dibujé el contorno interior del molde de los bizcochos, ese será el diámetro de la tarta, luego con papel de aluminio la forro y aquí tengo mi bandeja para la base de la tarta.


Después de esto es el momento de nivelar los bizcochos, todos a una misma altura. Aquí mi cuarto consejo, preferible que los moldes sean mayores de 16 cm. creo que 18 cm. estaría mejor porque se quedaron muy altos y así fue muy difícil mantener la tarta sin que se convirtiera en Torre de Pizza.
Si suben los bizcochos como los míos, mal asunto, hay que cortar la cima de la montañita y dejarlos rectitos del mismo alto.

Elaboración de la crema:

Montamos la nata con varillas, una vez montada  tamizar el azúcar e incorporar, después añadir el queso y mezclar.




Empezamos a montar la tarta colocando sobre la bandeja de papel de plata un poco de nata para pegar el primer bizcocho.



Después de poner el primer bizcocho colocar una capa de nata y otra de bizcocho, así hasta acabar con los cinco bizcochos de colores.



Cuando esté la tarta montada es conveniente refrigerarla durante 30 minutos aproximadamente y una vez fría es el momento de decorarla con el resto de la crema. El quinto consejo y más importante de todos, no usar bajo ningún concepto una nata con un porcentaje inferior al 35% de materia grasa, yo lo hice y por esa razón la nata no adquirió la estabilidad deseada.


Si habéis terminado de leer esta receta muchísimas gracias, espero de todo corazón que aprendáis de mis errores y vuestras Tartas Arcoiris sean las más bonitas de la red. Os animo a que enviéis vuestras fotos de mis recetas a la página de facebook de Comedere panis.

Bibliografía: Una gran parte de esta receta pertenece a la Tarta Arcoiris de Alma Obregón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te ha gustado mi receta? Me encantaría leer tus comentarios y saber que piensas de mi blog.