miércoles, 8 de enero de 2014

Que congelo...

Ya os había comentado que tantas fiestas me habían dejado fuera de juego, no penséis que no he cocido, al contrario unas deliciosas galletas para S.S.M.M Los Reyes Magos de Oriente y decoradas, por lo que recomiendo hacer un buen uso con las claras de huevo sobrantes. Por supuesto que hice Roscón de Reyes y muchas más cosas pero que con las prisas y las emociones a flor de piel no fotografié y ya saben que a mí me gusta poner las pasos con fotos, así que hoy les dejo unos consejos y prometo que el viernes hay receta y de la buena, estrenando libro regalo de Reyes.

Lo que yo nunca tiro y siempre congelo.

Las claras de huevo

Este consejo es porque yo muchas veces cuando veía una lista de ingredientes que tan solo llevaba yemas de huevo, decidía no cocinar, me da mucha pena tirar comida. Por eso desde que descubrí que se pueden congelar, ya no hay postre que se me resista. las congelo en un tupper de una en una o de dos en dos, les pongo una etiqueta y así cuando las necesite las descongelo a temperatura ambiente y puedo preparar un merengue para decorar tartas delicioso.

El jamón cocido 

Cuando compramos el jamón cocido ocurre que si no lo consumimos pronto este se estropea con facilidad, y para los que tenemos niños es uno de los productos de charcutería que mejor se comen. Con lo largas que son las colas en el supermercado en la sección de charcutería yo cuando compro aprovecho y compro para varios días. 
Al llegar a casa hago rollos de dos lonchas cada uno, los coloco como en la foto, dentro de un tupper y lo congelo. Luego cada vez que necesito saco del congelador las lonchas que deseo.
Con este método os aseguro que se queda como recién comprado y yo he probado muchos métodos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Te ha gustado mi receta? Me encantaría leer tus comentarios y saber que piensas de mi blog.